Este sitio sobrevive con los clicks en la publicidad que vez

viernes, 21 de octubre de 2011

empieza el sueño de willie rodriguez como solista

Empieza el sueño de Willy García, el ex grupo Niche y Son de Cali


http://www.eltiempo.com/entretenimiento/musica/IMAGEN/IMAGEN-10606084-2.png

El vocalista de Buenaventura intentará triunfar ahora como solista, con su propio grupo.

A sus 40 años, después de estar ocho años como cantante líder del grupo Niche y otros nueve en compañía de Javier Vázquez, al frente de Son de Cali, William García Moreno, a quien Andrés Viáfara, director de la orquesta Suprema Corte, le recomendó rebautizarse como Willy García, ha decidido ser él solo la figura de su propio grupo. En el último año, su esposa, Sandra Milena, es la que más le ha repetido: "Intente el sueño".

El sueño empezó en el barrio Lleras de Buenaventura, donde tocaba con las ollas, hasta que la voz de su madre lo volvía a la realidad: "William, lávate los pies y te acuestas". Eran casas de madera rodeadas por el mar. Para ir a la escuela sin que se le ensuciara el uniforme, uno de sus tíos lo sacaba alzado. Willy es el primero de una familia numerosa. A su madre, Luz Marina Moreno, le tocó sola porque su esposo falleció a los dos meses de haber nacido Willy. Por ser el primer nieto, el pequeño se convirtió en la adoración de sus abuelos. Por un tiempo, vivió con ellos porque su madre se fue. Después volvió, pero, entre tanto, se crió con la familia, que ocupaba cinco casas en las que se compartía la pobreza y la alegría.

-A veces -dice Willy-, me iba a la escuela sin desayunar, regresaba y tampoco se había conseguido. Entonces me ponía a cantar, porque cantar me quitaba el hambre. Era hincha de Pedrito Fernández. En la escuela, me convertí en el favorito de unas maestras porque les cantaba los temas de Roberto Carlos y de Michael Jackson.

En la escuela, conoció a Elpidio Caicedo y Marino Luis, dos de sus grandes amigos. Armaron un grupo llamado La Combinación, con instrumentos alquilados: bajo, guitarra, timba y conga. Empezaron tocando música de La Misma Gente, que tenía el tema Juanita Ae bien pegado, y las canciones del grupo Niche en la voz de Álvaro del Castillo. Cantaba en fiestas de empresas y poco a poco se fueron haciendo conocer. Así, llegó a cantar con Marquitos Micolta, el vocalista de Peregoyo.

-Estábamos dándole vuelta a la historia de la música en el puerto, por donde todos dicen que entró la salsa. También conocí a Andrés Viáfara, quien sería importante en mi vida musical, y a Jimmy Saa. Hice parte, un tiempo, de La Integración Porteña, más o menos un año. Ellos me trajeron a Cali. Los vecinos le decían a mi mamá: 'Pero cómo le está yendo de bien a su hijo' ".

Con la Integración Porteña, llegó a vivir al barrio Santa Helena, en Cali. Conoció El Abuelo Pachanguero, la discoteca más famosa de la época, donde se tocaba hasta las seis de la mañana, en los 80.
Y compartía tarima con los cantantes titulares Julián Salsa y Pablo Emilio Redín. Tenía 16 años y no alcanzaba los 50 kilos.

Su mundo musical se amplió: consolidó su amistad con Andrés Viáfara, conoció a Álvaro del Castillo, que a veces lo ponía a hacer coros en su agrupación La Calentura. Y al más famoso de todos: 'Piper Pimienta' Díaz. A pesar de todo, muchas veces con la Integración Porteña solo había para el chocolate sin leche. Cuando regresó a Buenaventura, nadie le creía sus historias con famosos cantantes de la rumba caleña.

"En 1989, a través de Luigi Campaz, me acerqué a La Suprema Corte para hacer unos coros y grabé Siempre tú. Tenía 18 años: una voz pequeña". También grabó Contigo. Al año siguiente, vino a vivir en casa de Andrés Viáfara, a quien llaman 'el Humilde', reconocido y valorado por todos los músicos en Cali como uno de los mejores arreglistas. Una vez, lo llevó a Estudios Niche y se lo presentó a Jairo Varela: -Este es Willy García -le dijo al maestro-, es uno de mis cantantes. Ponelo como querás.

Se lo presentó también a César Monje, el famoso 'Albóndiga', de La Dimensión Latina.

Con los 300.000 pesos que Willy ganó con el trabajo que le hizo a Varela, hasta le compró un televisor a su mamá. En 1992, grabó El amor más grande, con la Suprema Corte, Quiero quedarme en ti y Escombros, superéxito de esos años. Le dio una composición a la orquesta Caliente, Dónde está el amor, y también se pegó.

Su composición El amor más grande se convirtió en himno de la costa Pacífica. Cuando la hace en tarima, la primera parte la interpreta él y la segunda, el público. El tiempo libre lo dedicaba a estudiar a tres cantantes: Rubén Blades, de quien se considera un fanático; Tito Rodríguez, porque el papá de su esposa lo indujo a conocer su obra, y 'Cheo' Feliciano, por ser un salsero romántico.

En 1993, Jairo Varela lo convocó a un proyecto llamado Paraíso. Seguía manteniéndose en La Suprema Corte, con la que grabó Por qué fallaste y Mar y arena. Al año siguiente, ya tenía un contrato con Niche como productor vocal y dirigía a todos los cantantes de la orquesta, que estaba de gira.

Un día, Varela le dijo que grabara la letra de Gotas de lluvia, que era un tema para Charlie Cardona. Trabajó hasta la madrugada y terminaron. Al otro día, Varela llegó en su carro oyendo el disco a todo volumen. Willy le preguntó si había que hacerle ajustes. Le respondió que a un pedacito. Terminó y se fue a su casa. Vivía en Chiminangos y el bus Papagayo se demoraba una hora. Cuando llegó, su esposa le dijo: "Jairo Varela te necesita con urgencia". Tenía 8 mil pesos en el bolsillo y el taxi costaba 6 mil.

-Si era urgente, había que hacer la inversión. Gasté lo del taxi y cuando llegué a Estudios Niche estaba lleno de gente, la mayoría eran periodistas de farándula y de las emisoras caleñas. Apenas me vio, les dijo a todos los presentes: "Aquí está el nuevo cantante del grupo Niche". Yo miré para atrás y no vi a nadie. Entonces entendí que se trataba de mí. Todo el mundo me felicitaba y Jairo me dijo que hablara con la gerente para hacer un nuevo contrato. Pasé de 300 mil a 800 mil, un mundo de plata. Mi mejor amigo, Elpidio Caicedo, no lo podía creer.

En el álbum Huellas del pasado, de seis temas grabó ocho. La primera gira por Miami fue algo maravilloso. Nadie creía que era colombiano, sino dominicano o cubano, por su pinta. Gotas de lluvia se pegó en todo el mundo. Aun en Puerto Rico, que es tan difícil. Entonces vinieron los problemas que llevaron a la cárcel a Jairo Varela. Para grabar A prueba de fuego, le tocaba ir tres días a la semana al lugar de reclusión de Varela. Ese álbum vino a ser "redescubierto" por la juventud del Distrito de Aguablanca, que lo puso de moda hace dos años.

Hace casi una década, Willy grabó un buen número de baladas y las presentó a una disquera en Miami, y se mostraron interesados. Le preguntaron cómo estaba su contrato con Niche, pero aún le faltaban dos años.

En el 2001, habló con Jairo Varela y le expresó su deseo de irse a su proyecto personal. Estaban en gira por Europa y habló con Javier Vázquez, quien le respondió: "Yo también me voy; si usted tiene algo, me avisa". Grabó dos temas y se los envió a Roberto Riadigos, de Universal. Las dos canciones eran Alguien como tú y Cómo estás, que nunca sonó. Los arreglos eran de José Aguirre, ex trompetista y ex director musical de Niche.

Aprobaron y Willy García habló con Javier Vázquez, y empezaron su camino en Son de Cali. Decidieron salir en Miami con el tema Tan buena. En Cali, la nueva orquesta se presentó en el evento Salsa Show 2002 y todo empezó con el pie derecho.

-En el primer álbum, Con estilo propio, escribí seis composiciones. Tan buena gustó mucho, pero igualmente se pegó Y entonces. En el tercero, Cambiando la historia, de 13 temas se escucharon bien 10. Fuimos premio Lo Nuestro, nominados al Grammy Anglo, nominados dos veces al Billboard. Son de Cali se posicionó frente al grupo Niche y Guayacán, las agrupaciones de más historia en la ciudad.

Por ahora, Son de Cali queda en receso. Si hay acuerdo entre las partes, se puede seguir trabajando su nombre. Si no, cada uno hará camino aparte.

Durante nueve meses, Willy García ha trabajado en su nuevo álbum, titulado Sigo presente, que se lanza con el sencillo Perdón. Arreglos de Andrés Viáfara, Marino Luis, José Aguirre, Óscar Iván Lozano (hasta hace poco pianista y director musical de Niche), Bryan Torres y Cristian Villota.

El sonido irá con tres trombones, tres trompetas y sintetizador, además de la percusión salsera. Discos Fuentes regresa así a la salsa después del éxito de la 'Joemanía'. Hay una casa disquera italiana interesada en el producto. Tiene pendiente una conversación con Sergio George, el gran productor de salsa de Miami, y tiene el respaldo de Richie Viera en Puerto Rico.

El siguiente proyecto es hacer una selección de sus éxitos para grabarlos en portugués y en italiano. "Tengo un productor en Italia que está muy entusiasmado y lo del portugués es porque tengo el sueño de regar la semilla de la salsa en Brasil, país que ha sido abandonado después de los grandes intentos que se hicieron, por ejemplo, con Willie Colón".

García tiene más proyectos. Otro es con el Ministerio de Cultura, para hacer un trabajo especial con Leonor González Mina, la Negra Grande de Colombia. "Jairo Sánchez me hizo este contacto y yo estoy feliz de hacer un gran homenaje al folclor del Pacífico.
Nosotros tuvimos la intuición de hacer con Son de Cali en la última producción el tema Vos me debés, que fue Disco de la Feria de Cali 2010. Grabamos el tema No sirvió pa' nada, que es como un resumen afectivo de su vida, y la Negra se emocionó".

Su hija, Lala, de 14 años, hace dos años se convirtió en un boom disquero juvenil con temas como Me enamoré y Cucala, homenaje a Celia Cruz.

También apoya a un grupo de jóvenes llamado La Clásica, de salsa de golpe. A Héctor Madrid le dio una canción, Fruta fresca, que se pegó. En Medellín, el grupo Salsa Libre se abre paso con sus composiciones. Mario de Jesús, ex grupo Caneo, está sonando con otro tema suyo.

-Aprendí con Kike Harvey, con Hermes Manyoma, con Álvaro del Castillo y los grandes músicos de Cali que uno debe tener una sonrisa y tener siempre un sí".

Willy se lanza como solista para consolidar su nombre en la salsa; él, que viene del barrio Lleras, de Buenaventura, donde muchas veces cantó para olvidar el hambre. Su sueño apenas empieza.

Umberto Valverde- Especial para EL TIEMPO - Cali