Este sitio sobrevive con los clicks en la publicidad que vez

lunes, 22 de octubre de 2012

Víctor Manuelle se disfruta al máximo su rol de padre

Víctor Manuelle se disfruta al máximo su rol de padre

Satisfecho con su carrera artística, el “Sonero de la Juventud” se dedica a tiempo completo a la crianza de sus hijos.



Isabela - El cantante Víctor Manuelle llegó a la playa Princesa en Isabela en un ‘jeep’ gris. Se baja, y no bien ha puesto los dos pies en la arena de la hermosa zona costera se escucha un grito de: “Hey, Víctor”.
De inmediato busca con la vista de dónde proviene el grito. Divisa a la persona y camina hacia ella y se confunde en un abrazo. Se trata de uno de los pescadores de la zona marítima que junto a otros arrastraban una embarcación al agua.

Con igual animosidad, el salsero saludó al resto de los hombres que se dedican a tirar sus redes al mar vigilados por el monumento la Virgen de los Pescadores, en Villa Pesquera, Isabela. Esta empatía que profesan al ver al “Sonero de la Juventud” responde a que muchos de estos pecadores lo vieron corretear y sacudirse la arena caliente de la costa, mientras acompañaba a su padre en su bote de pesca. Su progenitor fue por casi 30 años pescador.
 

Escenas como estas se repiten cada vez que el salsero visita cualquier esquina de su pueblo natal. El cantante recorrió esta semana esa zona para grabar el videoclip “Me llamaré tuyo”, su nuevo sencillo digital que se filmó por dos días en las playas de su pueblo. Hasta allí, llegaron fanáticos que le pidieron el autógrafo y otros que aprovecharon la oportunidad para fotografiarse.

Y es que la voz de “Si tú me besas” no es ajena para sus compueblanos. Al contrario, el salsero, que se adentró a la salsa apadrinado por Gilberto Santa Rosa, nunca se ha desconectado de su pueblo y de su gente. Allí, en el municipio costero, posee una residencia, viven sus padres y es donde contempla su retiro al lado de la mujer que asegura le proporciona además de amor, estabilidad: su novia Frances Franco. “Qué mejor que retirarme y sentarme frente a la playa y vivir a plenitud. Me retiro en Isabela”, confiesa el padre de Kinaysha Mar, Yanishka Mar y Víctor Manuelle, junior.

Una agenda paternal

Precisamente su rol de padre es su mayor prioridad en la actualidad. Tanto así, que su responsabilidad paterna está por encima de su carrera artística.

“En este momento de mi carrera jamás voy a sacrificar ni a mi familia ni a mis hijos por llegar a un punto. Ya experimenté dentro de mi género todo lo que quería hacer. Lo otro que vendría es trayectoria y jamás sacrificaría mi rol de padre, de hijo y de hermano por la carrera. En la etapa que están mis padres lo que deseo es disfrutar en calidad de tiempo y si tengo que cortar un viaje lo haré solo por estar con ellos”, reveló el artista.

En el caso de su hijo Víctor, quien vive en Miami con su madre, Ileana García, el salsero dijo que mantiene una constante comunicación con él y, aunque reconoce que es más difícil por la distancia, procura coordinar viajes para estar con el chico. “La clave la aprendí hace tiempo. Es colocar en la agenda todas los compromisos de los hijos primero. Y ese compromiso no se va a cancelar aunque me llegué un show, no se puede fallar. Estoy disfrutándome esta etapa. Ahora voy a las tiendas con ellas y me siento a esperar a que salgan y les digo ‘esto te queda bien’. A mí me vas a ver en Plaza Las Américas, en el cine con mis hijos. No voy a crear una fantasía para crear una imagen. No. Mi rol es ser padre”, confesó el sonero que, a su vez, dijo que no es un papá celoso y que ya ha tenido conversaciones sobre chicos con Kinaysha.

Controversia legal

Víctor Manuelle siempre ha sido muy cuidadoso a la hora de ventilar sus asuntos personales, sobre todo los que incluyen a su familia. A pesar de ello es de conocimiento público la controversia legal que por años lleva con la madre de sus dos hijas, Edna Lisboa, por la custodia de las menores.
Hoy, sus hijas adolescentes viven con él en Guaynabo. Aunque recientemente se ventiló en un programa de televisión que una de las niñas deseaba regresar a vivir con su madre, el sonero no quiso entrar en los detalles de la alegada petición.

No obstante, reconoció que el bienestar de sus hijos está por encima de cualquier controversia legal.
“Uno no quiere pasar por esto. Ni como padre, ni como hijo porque esto es una cadena que afecta a la familia en general. No tengo nada en contra de la madre de mis hijas. Tenemos diferencias. Al contrario, le deseo lo mejor, es la madre de mis hijas y ese lugar no lo ocupa nadie, porque no pretendo que mi rol de padre lo ocupe otra persona. Esa responsabilidad es mía. Papá soy yo”, subrayó el sonero, quien no contempla volver a ser padre.

Eso sí aclaró que ni su novia Frances ni él han sentido la urgencia de tener hijos en común. “Como pareja no hemos sentido la urgencia de llenar ese vacío. Si después le da con eso está difícil... voy a estar viejito”, bromeó.

En un tono más serio, destacó que con su novia tiene “una relación muy estable que fluye tan normal. Si en algún momento me da con casarme pues lo haré por nosotros, pero qué más compromiso que comprar una casa. Yo muero con Frances, si ella no me bota”.

Nostalgia
Con la producción de “Busco un pueblo”, el cantante admitió que se tomó riesgos al alejarse de lo que hasta ahora había sido su estilo salsero. Las críticas de los puristas llegaron, pero como bien él dice “a los salseros de la mata no los tengo que convencer porque ya esos son salseros, mi misión es con los jóvenes”.
De hecho, ese ha sido su norte desde que lanzó el álbum que incluye éxitos como “Si tú me besas” o “Ella lo que quiere es salsa”.

“Si en realidad yo soy defensor de este género, no puedo dejarlo donde los grandes salseros lo dejaron. Porque la salsa no puede ser ni convertirse en un género de nostalgia. Mi percepción cuando empecé a trabajar en el disco es que tengo que atraer a un público joven. Los jóvenes están alejados del género porque no vivieron la época de gloria y no tienen una relación sentimental como fue en mi caso que escucho una canción de Héctor Lavoe y me recuerda mi época de escuela” , explicó.

Sobre cómo logra esa conexión con los jóvenes reconoce que es basado en los gustos de sus dos hijas adolescentes.

“El oído de los jóvenes es muy diferente porque tienen demasiado acceso a la música. Mi termómetro son mis hijos y mis dos nenas que viven en Puerto Rico, que en su Ipod tienen a Justin Bieber, Shakira, Beyoncé. ¿Cómo puedo competir? Pues refrescándome y buscando lo moderno. Pero igual respeto a los puristas del género que continúan haciéndolo de la manera que lo hacen. Mi reto no es contradecir a nadie. Mi conejillo de Indias fue el tema ‘Si tú me besas’ y me funcionó. Desde el 2004 una versión de salsa no se colocaba número uno, no en la lista de Tropical, sino de Latino de Billboard”, mencionó.
De los nuevos estilos dentro del género afirmó que “hay que dejar que cada uno de estos jóvenes intérprete como sienta la salsa”. Y es que esa fue su experiencia cuando el “Caballero de la Salsa” le descubrió durante una presentación en la que Víctor subió al escenario y se atrevió a sonear. Santa Rosa quedó impactado por la facilidad de improvisación del joven de 16 años y lo bautizó como el “Sonero de la Juventud”. Desde entonces, el cantante se ha dedicado por completo a labrar una carrera en la salsa explorando otros géneros como la balada y arreglos con fusiones dentro del género urbano. El cantante adelantó que tras obtener la aceptación entre los jóvenes procurará hacer arreglos frescos modernos y colaboraciones con otros exponentes como lo ha hecho con Julio Voltio, Jowell y Randy, Don Omar, Yuridia, Tego Calderón y Noel Schajris.

Respetado

Víctor Manuelle no solo se ganó el respeto del “Caballero de la salsa”, sino el de otros colegas como lo es su “hermano y mi amigo” Domingo Quiñones, Rey Ruiz, Eddie Santiago, Cheo Feliciano, Tito Allen, Don Perignon, Eddie Palmieri y Celia Cuz, por mencionar algunos, con quien trabajó ya fuera de corista, presentaciones colectivas o algún proyecto musical.

De hecho fue la proclamada “Guarachera de Oriente”, Celia Cruz, quien lo coloca ante los ojos de la costa este de Estados Unidos, cuando hizo la famosa improvisación en el tema “La vida es una carnaval”, durante un homenaje a la rumbera previo a su muerte en el 2003. Aunque cabe destacar que el salsero ya se escuchaba con fuerza por los éxitos “Se me rompe el alma” y “Qué habría sido de mí”, entre otros. “Canté en unos Premios Billboard y a Celia le gustó. Luego me llamaron para el homenaje. Al ser el novato entre todos los que iban me tocaba abrir el show... Después lamentablemente falleció Celia y me llamaban para entrevistarme sobre mi relación con Celia y lo cierto es que no podía presumir de una amistad que no existió. Fue que en los últimos años conectamos en el ámbito artístico. De hecho guardo con mucho amor la única foto que tengo, ya que una vez culminó el show ella me dijo: ‘eres un fenómeno nene’”, narró el cantante que aseguró que su escuela salsera fue la Orquesta de Don Perignon.


“Eso fue tremenda escuela porque al ser una orquesta tan fuerte a los dos meses de yo estar empecé a acompañar a figuras como Cheo Feliciano, Adalberto Santiago, Ismael Miranda, Tito Allen y Paquito Guzmán. Me comencé a codear con esas figuras sin tener la madurez de lo que significaba. Ahora lo hablo con ese orgullo y digo: ‘¡Wow!’ cantaba con Cheo con apenas 17 años.


Y luego vino Eddie Palmieri... Ahora es que valoro todo lo que he vivido”, expresó con entusiasmo.
Cuando repasa su carrera de casi dos décadas, el artista reconoce una satisfacción inmensa de continuar trabajando en y fuera de la Isla al ritmo que demanda su agenda laboral. “En este punto de mi vida veo mi carrera con una tranquilidad y madurez que me gusta. Estoy donde quiero estar. He tenido la dicha, a través de los años , de recibir premios, nominaciones al Grammy latino y anglosajón... y todo ese éxito pasaba y pasaba y como estás dentro no te lo disfrutas. Ahora que lo veo desde afuera con una industria discográfica caída, más el género de la salsa lastimado como dicen que está, el hecho de que esté nominado (este año) a un Grammy me permite celebrar que estoy vigente. Eso es lo difícil de la carrera, mantenerse vigente”, destacó el artista. “Tengo la bendición de Dios de seguir aquí y a punto de cumplir 20 años. Eso es una gran satisfacción”, concluyó.

De la mano de Álvaro
Por dos días consecutivos el “Sonero de la Juventud” grabó el videoclip del sencillo digital “Me llamaré tuyo” en la Playa Princesa en Isabela. El video fue dirigido por el director puertorriqueño Álvaro Aponte Centeno, reconocido por su cortometraje “Mi santa mirada”.

El cineasta explicó que el video será una ola a la belleza de la mujer, junto a los paisajes de zona costera.
“Es un concepto visual. No es una historia contada sino una ola a la estética y a la belleza de la mujer dentro de un plano de la naturaleza y el performance de Víctor Manuelle”, explicó Aponte Centeno.

El proclamado “Sonero de la juventud” no interacciona con la joven modelo del video. “Eso se lo dejo a un chico guapo y joven como lo es él (señaló al modelo masculino)”, bromeó el artista que por primera vez graba en las playas de su pueblo.

El cantante reconoció que el video también tiene un valor sentimental, ya que su padre fue pescador y para el video se utilizó el bote que era de su padre y en un momento llevaba el nombre de Kinaysha Mar.





Tomado de Nuevo dia puerto Rico