Este sitio sobrevive con los clicks en la publicidad que vez

FALTA PARA SALSA AL PARQUE - 20 AÑOS

viernes, 12 de julio de 2013

Tras el cumpleaños numero 77 de Oscar D´Leon la pagina de la salsa resalta un pequeño perfil de su vida.

Tras el cumpleaños numero 77 de Oscar D´Leon la pagina de la salsa resalta un pequeño perfil de su vida.






“Cuando sufrió el accidente en su ojo, él era el más positivo, siempre decía: ‘Vamos adelante que todo va a salir bien’, esto influyó mucho en su pronta recuperación. Es un hombre muy alegre y carismático”, así se refirió Yaneth Trejo, violinista de la orquesta, al cantante Óscar de León, en comunicación con El Espacio desde Venezuela, donde el llamado ‘Sonero del mundo’ prepara nuevos conciertos con esa alegría y entusiasmo que desborda tanto en los escenarios como en la vida personal.


Su nombre de pila es Óscar Emilio León Simoza, pero en el mundo artístico es conocido como Óscar De León o ‘El faraón de la salsa’, nacido en un día como hoy, hace 70 años, en esa Caracas de los años 40 y sus padres son Carmen Dionisia Simoza y Justo León.

Desde pequeño, el gran venezolano dio visos de ser un gran cantante y músico y fue así como en la escuela de su natal Caracas hacía sonar el pupitre como si fuera un bongó o una conga, influenciado por la Sonora Matancera y El gran Benny Moré. Una de las personas que quizás sin saberlo lo fue llevando por el camino de la salsa, fue su padre, quien escuchaba la música tropical y antillana que en ese momento sonaba y que Óscar supo guardar en su memoria, para luego ser el cantante más reconocido de esta nación suramericana.

El taxista de la salsa

Pasaron algunos años y ya en la adultez, Óscar de León, como lo bautizó su gran amigo, el arreglista y compositor Víctor Mendoza, alterna esa vocación por la música con su profesión de taxista y chofer de autobús.

“Esta época en la que Óscar ‘mataba tigres’ de día y de noche como él mismo refiere, cambió cuando casi al mismo tiempo le chocan el autobús, y el dueño del local donde tocaba de noche decide prescindir de sus servicios. Inspirado por la clave y el son de su inseparable bajo, decide ampliar la banda y conformar una auténtica orquesta de salsa, con la que nace la famosa ‘Dimensión Latina’”, reza uno de los tantos escritos que existen sobre el músico.

Jairo Martínez, manager de varios artistas, señaló que quien chocó el bus que manejaba Óscar sin saberlo le dio un aventón bien grande y mandó un gran sonero a la salsa. Pero además de conductor y músico, también fue mecánico, lo que ha sido ejemplo de que los sueños sí se pueden alcanzar.

Solo en el mundo

Los conocedores de este género musical señalan que era tanta la influencia y la importancia de Óscar de León en la ‘Dimensión Latina’ –la que creó junto al trombonista César Monje–, que para llenar su vacío en el momento de partir, trajeron a Andy Montañez, creador de ‘El Gran Combo de Puerto Rico’ –es ese momento señalada como la transferencia del siglo en la salsa–, otro ‘Titanic’ para hacer menos notoria su ausencia, mientras tanto ‘El sonero del mundo’ se abría camino con pasos agigantados en el mundo musical. “Es amante de su hogar, ama a su esposa, su vida ha sido ejemplar, es muy carismático, muy sentimental, cada vez que se sube a la tarima es como si fuera la última, se entrega en el escenario”, señala ‘Quike’ Sánchez,  coleccionista que ha seguido su trayectoria musical.

Su bajo

instrumento que el gran sonero aprendió a interpretar de manera autodidacta y que tocaba mientras sonaban los temas en los viejos vinilos.

‘Mi bajo y yo’ fue una de sus primeras composiciones y es un homenaje, como él mismo lo dice, a ese amigo inseparable con el que danza en el escenario y le hace recobrar vida.

Cabe recordar que uno de los conciertos –Festival de la salsa– más apoteósicos fue el realizado junto a su hijo en Estados Unidos, donde desde la tramoya del teatro donde se presentaba le dejan caer el bajo de color blanco e interpreta de manera magistral esa canción.

Como la frase ‘Óscar no vive de la salsa, vive para ella’, así es la vida de este sonero que dejó en el pasado las afecciones de salud que lo afectaron y que con su vigor, talento, voz magistral e improvisación ha hecho que sea hoy por hoy uno de los más grandes salseros. Solo resta decir que a “TODO SEÑOR, TODO HONOR...”



Tomado del Espacio
escrito por John Cerón