Este sitio sobrevive con los clicks en la publicidad que vez

FALTA PARA SALSA AL PARQUE - 20 AÑOS

miércoles, 3 de julio de 2013

Adalberto Santiago: “Quiero ser el Matusalén de la salsa”


Adalberto Santiago: “Quiero ser el Matusalén de la salsa”





 El cantante puertorriqueño, de 76 años, conversó con La República sobre sus expectativas de vida personal y profesional. Este fin de semana, junto a Ismael Miranda, ofrecerá un imperdible show en La Molina.

Segundo Alcalde.

Si le digo Fania All Star, ¿qué  recuerdos se le vienen a la mente?

–¡Uy! muchísimos recuerdos, viajes, cosas bonitas, el público increíble. Hemos tenido todo el apoyo, en realidad la Fania es un proyecto que vale mucho hasta monetariamente, recuerdo que una  producción que se hizo en Puerto Rico costó como un millón de dólares. Volver a reunirnos en Perú el año pasado para celebrar todos juntos de nuevo fue increíble.

Muy pocos saben que grabó un disco con ‘Melcochita’, ¿cómo lo califica como sonero?

–Sí, yo hice una producción con él, fuera de la Fania. Hicimos el disco Salsa sudada en los noventas. En realidad, un productor colombiano me lo propuso y acepté.

¿Y cómo lo califica como sonero?

–Me gusta más de comediante (risas). Pero tiene  su swing, su truco… de mi parte un saludo para él. Hay muchos recuerdos, hasta una gira en Islas Canarias, con muy buena acogida.

Debe de reconocer que con la orquesta de Ray Barreto el éxito tocó su puerta…

–Sí, pero antes de Barreto yo ya tenía tarima, trabajé 11 años en el grupo Chuito Vélez y sus Estrellas, empezamos en Puerto Rico, pero llegamos hasta Nueva York.

¿Qué recuerdos o anécdotas tiene con el conocido ‘Manos duras’?

–Son tantas cosas que no se pueden decir (risas). Pero Ray es un grande. En el último viaje grabamos un bolero, ya conocido, que se llama ‘Alma con alma’ y ese número sonó increíblemente en Venezuela, Puerto Rico y en Miami. Ray Barreto al final de la jornada me dijo: “Digan lo que digan–como decía ‘Manos duras’–, ‘Alma con alma’ otra vez, la pusimos de nuevo”. Es un recuerdo bonito que tengo, aparte para mí fue un padre musicalmente hablando.

¿De qué otros grandes aprendió a sonear?

–Bueno, yo aprendí mucho del maestro Tito Puente, de Luis Ramírez, Johnny Pacheco. De Ramírez aprendí cómo se deben hacer bien las cosas, por eso él siempre me llamaba para los coros porque no tenía problemas, decía: “Tú siempre llegas a tiempo”.

En Nueva York radica el salsero peruano Renzo Padilla, ¿qué virtudes le encuentra a nuestro compatriota?

–Renzo es para mí un muchacho muy bueno. Yo lo comparo conmigo mismo por el nivel de disciplina. Él me hace el grupo cuando yo canto con la banda para los peruanos y colombianos. Da la casualidad que está en un tributo que me hicieron  en Nueva York, cantando un número para mí. Yo creo que ese muchacho es muy joven, pero se las sabe todas.

¿Cuándo sale la producción?

–Ese video estará disponible a finales de año.

Cheo Feliciano ya admitió tener cáncer, ¿qué mensaje puede darle a su gran amigo en un momento tan difícil?

–Bueno, eso lo ha dicho la prensa… pero hasta que no me lo diga mi hermano no lo creeré, tengo que llamarlo. Dijeron que tiene un problema en el hígado y que le están haciendo quimioterapia  con pastillas y yo creo que puede mejorar. Siempre estamos en oración, él tiene que saber que lo apoyamos y queremos  que vuelva de nuevo. Dios va a poner su granito de arena, como siempre.

Usted derrocha mucha energía a sus 76 años de edad, pero ¿alguna vez ha pensado en el retiro?


–No todavía. Gracias a Dios estoy vigente, solo le pido salud para que me llamen el Matusalén de la salsa, ¡por lo menos!


tomado de la republica Perú