Este sitio sobrevive con los clicks en la publicidad que vez

FALTA PARA SALSA AL PARQUE - 20 AÑOS

jueves, 16 de junio de 2016

Grupo Tambores Calientes prepara disco con la esencia de Ismael Rivera y Cortijo





Grupo Tambores Calientes prepara disco con la esencia de Ismael Rivera y Cortijo


Marcos Peñaloza director del grupo posa en el mural de Ismael Rivera


El grupo puertorriqueño Tambores Calientes prepara su primer disco, que contará con la esencia musical de clásicos como Ismael Rivera y Rafael Cortijo para tratar de mantener vigentes los ritmos autóctonos de la bomba y la plena.

"La nueva receta" es el nombre del álbum que trabajan el director de Tambores Calientes, Marcos Peñaloza Cruz, y sus músicos, con el propósito de fomentar la cultura puertorriqueña al estilo de "Maelo", como se le conoce a Rivera, y Cortijo.

"La cultura es la esquina moral de un pueblo. Sin cultura, no hay alma", señaló hoy a Efe Peñaloza sobre el impulso musical autóctono que presenta Tambores Calientes con el estilo de Maelo y Cortijo: "de llevarlo del 'batey' -área donde se toca el ritmo de bomba- a los escenarios".

Natural de Loíza, municipio cercano a San Juan donde se destacan la bomba y la plena, Peñaloza se crió escuchando estos dos ritmos, así como la música que dejaron Rivera (1931-1987) y Cortijo (1928-1982) en su legado.

La bomba, el género musical más antiguo de Puerto Rico, se remonta a los tiempos de los esclavos africanos que se diseminaron por el Caribe tras la revolución haitiana a finales del siglo XVIII y que llegaron a Puerto Rico por el oeste de la isla.

La historia apunta a que, con sus bailes en torno al tambor, los africanos esclavizados celebraban bautismos y uniones e incluso planeaban rebeliones, en festejos que sólo estaban permitidos los domingos y los días de fiestas de la Iglesia.

Este género se caracteriza por que la persona que ocupa el centro del batey (zona de baile) es quien marca la percusión con sus gestos durante el baile.

La plena es una interpretación musical en la que participan personas que tocan los panderos redondos requinto, seguidor y punteador, acompañados por un coro de músicos que narran sucesos o hacen comentarios sociales o satíricos.

Y aunque Peñaloza no conoció en persona a Rivera ni a Cortijo, reafirmó que su sueño siempre había sido trabajar algún disco que tuviera la esencia de ambos músicos, lo que así ocurrió.

Según relató Peñaloza, una noche tuvo sueño en el que andaba vestido de blanco caminando por las calles del casco histórico del Viejo San Juan hacia una presentación musical con su antiguo grupo en el Nuyorican Café, donde actúan reconocidos grupos puertorriqueños de salsa, bomba y plena.

Recordó que en el sueño le faltaban diez minutos para llegar al establecimiento, cuando avistó a Rivera vestido con una camiseta amarilla, "igual a la que tiene en el vídeo musical de 'La Perla', y fumándose un cigarrillo", según relató.

Al ver a Rivera, de quien conocía su muerte, le cuestionó por qué estaba allí si había fallecido, a lo que "El sonero mayor", como se le conoce al fenecido artista, le respondió: "Ni yo ni mi música estamos muertos".

Peñaloza prosiguió su caminar hacia el Nuyorican Café y a pesar de que iba a tiempo, el bajista de su antiguo grupo de aquel entonces, Harold Hopkins, le regañó porque iba a llegar tarde, cuando se despertó del sueño.

Dos semanas más tarde, pero ahora en vida, Peñaloza regresó al negocio para presentarse con la agrupación y Hopkins andaba un poco molesto por algún motivo. Fue entonces que Peñaloza recordó del sueño y comenzar con su plan musical.

"En Puerto Rico hay tantas cosas por decir y no queremos ser más de lo mismo. El disco presentará canciones que haga que a la gente valore sus raíces, respeto y seriedad", apuntó Peñaloza sobre el trabajo musical, que contará con las colaboraciones de los músicos boricuas Millo Torres, Henry Cole, Richard Martínez y Rafi Falú.

Peñaloza, quien se destaca tocando el buleador -uno de los tambores de bomba-, dijo que adquirió su conocimiento musical de los principales municipios puertorriqueños donde se destaca la bomba y la plena, como Ponce y Santurce.

Comenzó tocando los tambores con Ángel "Martillo" Mojica y perfeccionó su repique musical con José Emmanuelli. Igualmente, la rumba la aprendió mediante Efraín Canales.




EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.  



Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en Blogger