Este sitio sobrevive con los clicks en la publicidad que vez

miércoles, 6 de enero de 2016

Responsabilidad al aire

Responsabilidad al aire 



Cuando se está de frente a un micrófono, la responsabilidad es muy alta,  dado que quien asume el manejo del micrófono, asume también la responsabilidad de usar su criterio, que quiere decir esto, nada más y nada menos que se convierte en una influencia directa en los radio escuchas, colocándole patrones de pensamiento para seguir a criterio propio, en pocas palabras es quien realiza implantación de opiniones en torno a un tema para que la gente tenga dominio y criterio.

Pero para poder llegar a un micrófono hay ciertos patrones que se deben seguir, no es solo tener buena voz y disposición, hay también que estudiar, muchos flojos hemos encontrado a lo largo de la historia de la radio en Colombia, que se limitan a dar simples conceptos erróneos, sin tener en cuenta elementos de simple
conocimiento.

Cuando se trabaja un tema especifico, de debe investigar, ahondar, se debe tener una fuente contundente, a eso se le llama la generación de una conceptualización, que no es mas que leer y documentarse, el  locutor, debe ser integral,  debe preservar el buen manejo exacto de la noticia, información o el desarrollo de lo que habla.

Normalmente en las radio cadenas grandes encontraremos la figura de un  libretista o guionista, sobre todo en programas de opinión y  variedades,  el cual se encarga de redactar un libreto intercalado entre los locutores participantes con el fin que se tenga coherencia en el manejo del desarrollo del programa, pero seamos honestos, en este boom de emisoras comerciales y on- line, hemos pasado la raya, ya la persona al frente del micrófono no investiga, termina contando siempre chismes, sin criterio, ni imparcialidad, no se refiere a las fuentes, no hay una documentación, por otro lado hoy todos son dj, programadores con egos y aires de sabios.


Sabías que en el  gobierno del ex presidente CESAR GAVIRIA TRUJILLO, en Colombia, se abolió el permiso de radiodifusión o lo que se llama la tarjeta  profesional de locución, la cual no era más que la culminación de un proceso de entrenamiento, para el manejo, de la información detrás de los micrófonos.

Si señores, los locutores y voces comerciales quedaron relegados a un segundo plato y todo mundo se coló frente a un micrófono, si un periodista se prepara 5 y hasta 10 años con especializaciones, para dar la mejor chiva de su vida, los locutores quedaron a merced de la mediocridad y las emisoras se llenaron de locura y euforia creativa, por no llamarlos payasadas, que se repiten al unísono una y otra vez en el dial.

debo recalcar algo y es que NO TODOS en este gremio son mediocres, hay muy buenas voces actualmente que si investigan y son capaces de llevar al escucha de la mano, pero nos convertimos los oyentes en permisivos, ya ni como oyentes conceptualizamos , ni formamos criterio, es mas ya ni a los artistas les
exigimos.

Parte de la responsabilidad del mal manejo de la música hoy día, radica básicamente en que la gente en los
micrófonos no prepara, no lee y simplemente se mandan al aire con cualquier cosa, con lo primero que se viene a la cabeza, desconociendo cronologías, culturalidad, desarrollo y otro tipo de cosas a las que se requieren para crear una conceptualización al rededor de una nota, aquí debo aclarar nuevamente que NO TODOS, sufren de este mal, es un gran porcentaje.

El problema de decir cualquier payasada al aire, es que, primero  se agrede a las personas, se parcializa al radioescucha y la influencia cognoscitiva se va degenerando, al estar detrás de un micrófono se debe tener también en cuenta que vamos a llegar a varios estratos sociales, con lo cual hasta nuestra forma de hablar, nuestra forma de referirnos puede ofender, debemos manejar la respiración y para eso hay ejercicios, debemos modular al hablar, debemos crear una estructura propia al aire, al colocar nuestras opiniones personales, influiremos en otras personas que nos escuchan,  al referirnos groseramente tendremos baja calidad y bajo nivel, baja calidad en el programa, bajo nivel una menor gamma de radio escuchas
y obviamente reacciones igualmente acaloradas, que pueden salirse de contexto y de control.

Precisamente la radio paso a la red ofreciendo  múltiples opciones, de calidad, ritmos, estructuras, dado el mal manejo de la radio comercial y apoyados en la tecnología.