Este sitio sobrevive con los clicks en la publicidad que vez

miércoles, 6 de enero de 2016

DIFERENCIAS ENTRE UN D´J, UN ANIMADOR, UN LOCUTOR Y UN PROGRAMADOR DE SALSA




DIFERENCIAS ENTRE  UN D´J,  UN ANIMADOR, UN LOCUTOR Y UN 
PROGRAMADOR DE SALSA

Por Omar Antonio Barrera




DEFINICIONES:

DISC JOCKEY: 

Se traduce como lanza discos y se recuerda como el  trabajador de la radio encargado de programar a través de la estación a su cargo aquellos temas musicales nuevos que llegaban a sus manos, es decir lanzarlos al aire y darlos a conocer a sus oyentes, hoy en día el concepto se ha ampliado y se conoce como disc jockey a todo aquel que hace un turno al aire en una emisora, independientemente de que presente o no novedades discográficas, también se ha acuñado el término para quienes trabajan programando música en bares, discotecas o sitios de rumba, a los que infortunadamente les ha dado por creerse cantantes y siguen el tema con sus voces desde la consola, aunque se aplica más a quienes hacen mezclas musicales en vivo, preferiblemente en géneros como electrónica o dance, y en general el movimiento cross over.

ANIMADOR:

Es una de las facetas del locutor más difíciles de encontrar, el animador debe cumplir ciertos requisitos y poseer algunas características como carisma, gracia, sentido del humor, capacidad de reírse de si mismo, sensibilidad, posibilidad de improvisación y credibilidad, el animador debe lograr captar la atención de su público bien sea a través de la televisión o en vivo, manejando un tono de voz siempre animado, regulado y dosificado, recordamos como uno de los grandes animadores al chileno DON FRANCISCO, en Colombia el más grande ha sido sin duda FERNANDO GONZÁLES PACHECO, aunque también recordamos a ÁLVARO RUÍZ y a CARLOS BENJUMEA, pero se inclinaron más por la actuación, actualmente solo tenemos como posibilidad a JOTA MARIO VALENCIA y a CARLOS CALERO, que aunque generan audiencia no alcanzan el nivel de los anteriormente mencionados, eso sumado a que en nuestro país se cree equivocadamente que cualquier reina, actor nacional o extranjero o peor aún, cantante de vallenato puede ser animador o presentador.

LOCUTOR:

Locutor es todo aquel que se vale de su voz para realizar un trabajo o realizarse como profesional, el locutor debe poseer como características esenciales: Buena voz, amplia cultura general, credibilidad, capacidad de improvisación, carisma, entre otras dependiendo de su especialidad, se clasifican en LOCUTOR COMERCIAL, LOCUTOR DE NOTICIAS, VOZ INSTITUCIONAL, LOCUTOR DEPORTIVO, ANIMADOR, PRESENTADOR, MAESTRO DE CEREMONIAS, DISC JOCKEY O LANZA DISCOS.

Esta es una profesión que en Colombia se degrado especialmente porque desde que  se abolió la licencia de locución, llegaron a los medios muchas personas que no tenían la preparación necesaria, ni los conocimientos requeridos, ni la voz ideal para estar detrás de un micrófono o una cámara, anteriormente era de obligatoriedad presentar un complicado examen ante el ministerio de comunicaciones para obtener la licencia que acreditaba a una persona para hablar en radio o televisión, hoy en día lo hace cualquiera y como se le ocurra o antoje.

PROGRAMADOR DE SALSA:

A diferencia de los anteriores no requiere de una buena voz para adelantar su trabajo, a menos que actúe como presentador también, el programador de salsa para una emisora debe poseer un amplísimo conocimiento de éste concepto que reúne diversos géneros musicales, debe tener claro que tipo de emisora es, a que público va dirigida su programación y cual es su objetivo radial y comercial, para así determinar cual es la salsa que va a sonar en su dial. El programador de salsa debe vivir permanentemente actualizado de todo lo que ocurre con el movimiento local, nacional y mundial, conocer personalmente a los artistas, investigar, leer, informarse, compartir conceptos, escuchar a su competencia, visitar los sitios de rumba salsera para medir lo que está pasando en la calle donde están sus posibles oyentes, uno de los más frecuentes pecados de los programadores de salsa es que quieren pontificar con sus conocimientos al aire, y terminan programando las emisoras a su gusto personal y no pensando en la diversidad de sus oyentes.





 ANÁLISIS E INCIDENCIA EN LA PENETRACIÓN 
DE LOS MEDIOS AUDIOVISUALES




El trabajo de todas aquellas personas que utilizan su voz para comunicar, informar, entretener o divertir, requiere de una clara conciencia de la responsabilidad que tiene quién está detrás de un micrófono o una cámara, es definitivo que todo aquello que comunicamos siempre llega a los oídos de por lo menos una persona en por lo menos un lugar del mundo, entonces lo que decimos, lo que compartimos, lo que informamos, puede ser determinante en las decisiones que tomen quienes nos escuchan a través de la radio o la televisión, por eso existe y funciona la publicidad que mueve miles de millones de recursos en el mundo, el público es diverso y exigente y de ahí que algunos comunicadores tengan éxito y alcancen un buen nivel de audiencia y otros no.

En tiempos en que la globalización, la apertura económica, la modernidad tecnológica, la Internet, las redes sociales y la inmediatez hacen parte de nuestro cotidiano hacer, hay que decir que también estamos cayendo en el facilismo y la falta de preparación de quienes se están enfrentando diariamente a los micrófonos y a las cámaras de televisión como comunicadores, con contadas excepciones hay quienes se forman a conciencia, investigan comparan, evolucionan y no tragan entero, y se preparan verdaderamente para ésta profesión u oficio como le llaman otros, nos quedamos con la añoranza de las enseñanzas de nuestros maestros, muchos de ellos empíricos que nunca disfrutaron de tanta herramienta moderna pero siempre trabajaron con disciplina, vocación y especialmente con pasión por comunicar.


De estos maestros quedan pocos y es una lástima porque hoy abundan las instituciones de garaje que están sacando al mercado laboral de las comunicaciones hordas de jóvenes cada 4 meses, convencidos de que están listos para ser estrellas o famosos de la televisión o la radio, y en eso las instituciones educativas también tienen su responsabilidad, porque las que llamo de garaje no son idóneas para formar periodistas o comunicadores, y algunas de las reconocidas, tradicionales y autorizadas, se han vuelto facilístas e interesadas solo en cuanto paga por cada semestre un alumno, y no le brindan una formación integral ni les ofrecen docentes idéales, porque muchos de ellos terminan su carrera y al semestre siguiente ya están dictando clases.